Esto es lo que pasa con las deudas tributarias de las personas fallecidas

Acaba de terminar la campaña de declaración de la renta y las autoridades han comunicado que han habido muchas dudas en torno a qué sucede con las deudas tributarias de aquellas personas que han fallecido durante el actual o el pasado ejercicio económico. Por este motivo, y para evitar la incertidumbre en los años siguientes, hemos querido esclarecer algunos de los interrogantes más recurrentes que han habido durante este período.

Lo primero que hay que tener presente es que son los herederos de las personas fallecidas los que tienen que hacer la declaración de la renta del difunto. De hecho, están obligados a hacerlo, ya que esto está directamente relacionado con el Impuesto de Sucesiones y sus implicaciones.

¿Cuándo se deberá presentar la declaración? Según Hacienda, “siempre que hayan obtenido rentas y superen los límites establecidos en la obligación de declarar”, las personas fallecidas (y por ende sus herederos) deberán hacerlo.

Lo más usual es que la persona fallecida haya establecido en su testamento quiénes son sus herederos, de esta manera Hacienda sabrá quién o quiénes son los encargados de hacer la declaración de la renta. Además, para ajustarse a los plazos que se establecen, estos corresponden a la declaración del ejercicio en el que se haya producido el fallecimiento.

Ahora bien, ¿cómo se va a presentar la documentación? Los autoridades han aclarado, tras todas las confusiones que han habido este año, que el certificado digital y el sistema cla@ve quedarán deshabilitados; teniendo el heredero que acceder a la web del Ministerio de Hacienda con el número de referencia. Además, deberá presentarse el DNI del difunto, la fecha de validez de este (o su fecha de expedición), así como la casilla 505 de la renta del pasado ejercicio económico.

En el caso de que la persona fallecida no hubiera presentado la declaración el año anterior, las autoridades solicitarán el IBAN de una cuenta bancaria. Y es a partir de este momento, cumplimentada ya toda la información por el heredero, cuando la presentación empezará a tramitarse como si se tratase de un contribuyente vivo.

¿Se podrá ir a alguna oficina del Ministerio? En el caso de que exista alguna confusión, se puede concertar una cita con Hacienda para que atienda al interesado de forma presencial. En este supuesto, la cita se hará a nombre de la persona fallecida y podrán acudir a la misma los herederos; siempre y cuando justifiquen su condición y aporten toda la documentación necesaria.

Finalmente, otra de las inquietudes a la hora de presentar la declaración de una persona fallecida es qué sucederá si dicho trámite sale a devolver o a ingresar. Sea cual sea el caso, el heredero es el encargado de hacer frente a las deudas que el fallecido tiene. Aunque, por el lado contrario, también será el beneficiario del importe que Hacienda le hubiera tenido que devolver al difunto.

En Alfis Abogados somos conscientes de la gran cantidad de trámites que deben llevarse a cabo tras sufrir el fallecimiento de un ser querido. Entre todos ellos, la burocracia que implica la renta es quizá uno de los más recurrentes, aunque las autoridades han intentado simplificarlo de cara al año siguiente. Si tienes alguna duda o necesitas asesoramiento profesional por parte de nuestro equipo de abogados especialistas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

No hay comentarios

Deja tu comentario

Debes estar registrado para añadir un comentario.