¿Qué hacer con la base de datos de mis clientes tras el RGPD?

La cuenta por fin ha llegado a cero. Desde el pasado 25 de mayo se ha empezado a aplicar el Reglamento General de Protección de Datos. Durante las últimas semanas, muchas organizaciones han puesto todos sus esfuerzos en adaptar sus políticas de privacidad ante el nuevo reglamento. Uno de los interrogantes que surgen ahora es cómo gestionar las bases de datos de los clientes para no sufrir multas que, en los peores casos, pueden llegar hasta los 20 millones de euros.

Tras dos años de moratoria, puesto que el RGPD entró en vigor el 25 de mayo de 2016, muchas empresas han empezado a incumplir ya la nueva normativa de privacidad para los usuarios. Durante los últimos días todos hemos recibido una gran cantidad correos electrónicos en los que se nos informaba de los cambios y se nos pedía el consentimiento para la cesión de nuestros datos personales.

No obstante, esta solicitud de consentimiento puede suponer la pérdida de toda la base de datos de clientes. ¿La razón? En su momento, los clientes ya dieron su consentimiento para recibir información periódicamente. El RGPD contempla tanto la posibilidad de una relación por contrato como la de interés legítimo. Esto significa que si el usuario en ningún momento se ha opuesto a esto, no hay por qué buscar de nuevo su consentimiento.

Por tanto, si este es el supuesto en el que se encuentra tu negocio tras la entrada en vigor del RGPD, únicamente tendrás que enviar a tus clientes un mensaje informativo sobre los cambios que se han llevado a cabo. Esta búsqueda incesante del consentimiento del consumidor, que muchas veces no es necesario, puede llegar a cansar a los clientes, transmitir una imagen negativa de la misma o romper la relación.

En Alfis Abogados te traemos las últimas tendencias del panorama jurídico. Si necesitas más información sobre la incidencia del RGPD en tu negocio, no dudes en contactar con nosotros.

No hay comentarios

Deja tu comentario

Debes estar registrado para añadir un comentario.