Perder un trabajo por antecedentes penales

Hay algunas profesiones que exigen como requisito que el futuro empleado tenga un expediente limpio. Los últimos cambios legislativos han modificado el abanico de empleos en los que es necesario informar sobre este aspecto.

A partir de ahora, para trabajar en un campamento o en una empresa de animación infantil será necesario presentar un documento que acredite que la persona no ha sido condenada por delitos contra la integridad sexual. Algo parecido ocurre también el la Administración Pública. A partir de ahora los jueces, igual que los auditores de cuentas, no podrán tener antecedentes por delitos dolosos. Para ejercer como taxista en la ciudad de Madrid o Valencia la actual legislación exige tenerlos cancelados, lo mismo que para acceder a la Policía o a las Fuerzas Armadas.

Como los antecedentes penales pertenecen al ámbito privado, puede resultar curioso que las empresas los pidan, pero es una práctica habitual en muchos sectores. De hecho, para acceder a las profesiones citadas es un requisito indispensable.

El certificado que acredita que la persona no tiene antecedentes puede reclamarlo el propio interesado y los organismos judiciales, aunque en algunos casos la Administración abre una solicitud telemática. Por ejemplo, para obtener el permiso de residencia, la licencia de vigilante privado o para acceder al Cuerpo Nacional de Policía/Guardia Civil no hace falta pedirlo. Serán los propios organismos los que accedan directamente a la base de datos y hagan las comprobaciones necesarias. El interesado también puede autorizar a otra persona para que los solicite.

En el caso de que un trabajador de estas profesiones sea condenado, entonces el despido será fulminante y se mantendrá hasta que se borren los antecedentes. Si la condena recae sobre un funcionario, la situación es parecida. El empleado no tendrá derecho a reincorporarse a su puesto de trabajo y tendrá que presentarse a la oposición de nuevo.

Los antecedentes se cancelan en un plazo que varía entre 1 y 30 años, dependiendo de la naturaleza del delito cometido.

No hay comentarios

Deja tu comentario

Debes estar registrado para añadir un comentario.