¿Cuándo un accidente doméstico se considera un accidente laboral?

¿Sabías que el número de personas que teletrabajan en España se ha duplicado desde que surgió la pandemia por Covid? Esto sitúa a los trabajadores en un nuevo escenario en el que deben tener en consideración cuáles son sus nuevos derechos y obligaciones. Por ejemplo, resulta imprescindible conocer cuándo un accidente doméstico sería en realidad un accidente laboral para que en caso de una situación así ocurra saber cómo actuar o a quién recurrir.

Lo primero que habría que especificar es qué debemos entender por teletrabajo.

El Real-Decreto ley 28/2020 publicado en septiembre del año pasado establece en qué consiste exactamente el trabajo a distancia: “forma de organización del trabajo o de realización de la actividad laboral conforme a la cual esta se presta en el domicilio de la persona trabajadora o en el lugar elegido por esta, durante toda su jornada o parte de ella, con carácter regular”. A su vez, especifica que el teletrabajo es “aquel trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación”.

A estas disposiciones hay que unir que la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) estipula que “las lesiones sufridas durante el tiempo y en el lugar de trabajo se consideran, salvo prueba en contrario, accidentes de trabajo”.

Es decir, si sufres un percance durante tu jornada laboral y en el lugar que has acordado con tu empresa que será tu centro de trabajo, se presupone de entrada que habrás sufrido un accidente laboral. Y en el caso de que la empresa no esté de acuerdo, corresponderá a esta última o a la mutua demostrar que realmente no lo es.

Entra aquí en juego la importancia de definir cuál es exactamente el horario del trabajador a través de un sistema de fichaje (cumpliendo la nueva ley de control horario para empleados que se aprobó en marzo de 2019), especificar cuáles son sus funciones y llegar un acuerdo en cómo se evalúan los posibles riesgos laborales o si será el propio trabajador el que los autoevalúe. De hecho, si el accidente, aunque se produzca en el domicilio, tiene lugar fuera de horario o por causas ajenas a la naturaleza de propio trabajo, la empresa podría alegar que se trata de un accidente doméstico.

Algo similar puede ocurrir con los accidentes que se producen durante un desplazamiento. No es lo mismo un desplazamiento autorizado por la empresa (por ejemplo, en busca de material laboral) que una salida no comunicada o fuera de horario.

Por otro lado, el Real-Decreto ley 28/2020 también puso sobre la mesa nuevos supuestos como consecuencia de la situación que provocó el virus SARS´CoV2. Así, consideró como situación asimilada a accidente de trabajo de los periodos de aislamiento, contagio o restricción en las salidas del municipio donde tengan el domicilio o su centro de trabajo las personas trabajadoras como consecuencia del virus COVID-19.

Por último, hay que tener en cuenta que el trabajador posee unos derechos más amplios por baja por accidente laboral (75% de la base reguladora de su salario desde el primer día) que por baja por enfermedad común (los tres primeros días no se percibe nada y del cuarto al vigésimo un 60% del salario), por lo que le conviene saber siempre qué puede reclamar.

Antes una situación tan compleja y en ocasiones ambigua como la del teletrabajo en las condiciones actuales y para que no pierdas ninguno de tus derechos, te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros si necesitas obtener información de parte de nuestros abogados laboralistas.

 

 

No hay comentarios

Deja tu comentario

Debes estar registrado para añadir un comentario.