La sentencia del IRPH puede provocar un nuevo terremoto en la banca española

Aunque aún no hay sentencia en firme, la banca española ya se prepara para una nueva resolución judicial que, en caso de resultar desfavorable, podría tener importantes consecuencias en sus cuentas anuales. Tras las cláusulas suelo y el fallido Impuesto a las Hipotecas, el nuevo tsumani para la banca podría estar provocado por la sentencia de las hipotecas referenciadas al índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH).

Un poco de contexto

Más de 1 millón de españoles tienen su hipoteca asociada al IRPH, el segundo índice más usado en España. El problema con el mismo se remonta a 2008, cuando muchos clientes vieron como las hipotecas referenciadas al Euribor se abarataban año a año, mientras el IRPH iba en dirección contraria y se mantenía 200 puntos por encima de la media del mercado.

Las sospechas de manipulación del índice y de abuso al consumidor no tardaron y fueron la génesis de las primeras reclamaciones judiciales, que tras numerosas idas y venidas en los tribunales, incluyendo una sentencia desfavorable del Tribunal Supremo, finalmente han acabado en la más instancia europea de justicia.

La sentencia definitiva aún tardará meses (quizás años) en ser firme, pero resulta muy significativo que los bancos ya estén ofreciendo acuerdos extrajudiciales a sus clientes a cambio de evitar futuras reclamaciones.

Dos posibles escenarios

1. Si se declara nulo el IRPH

Si el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) declara finalmente nulo este índice, la entidad bancaria tendría que devolverle todos los intereses pagados a lo largo de la hipoteca en concepto de IRPH, y además a partir de ese momento se aplicaría sólo el interés reflejado en las escrituras, que sólo podría ser el diferencial o un índice sustitutivo en caso de que se hubiera reflejado en las mismas.

Los últimos estudios sitúan la media del sobrecoste pagado, y por tanto reclamable por los clientes, en torno a los 18.000 y 20.000 euros por préstamo.

2. Si el TJUE falla a favor de los bancos

Las hipotecas continuarían referenciadas al IRPH tal y como hasta ahora. El único inconveniente sería que el cliente perdería la oportunidad de aceptar las condiciones “ventajosas”, que actualmente ofrecen los bancos a cambio de renunciar a las reclamaciones comentadas.

¿Y si me marcho a otro banco?

Es cierto que cualquier cliente podría cambiar hoy mismo de banco para asociar su hipoteca a otro índice y conseguir mejores condiciones. Pero en ese caso, aunque no perdería el derecho a reclamar en el futuro, sí la posibilidad de que el interés futuro del resto de su hipoteca fuese nulo.

Sea cual sea su caso, la mejor opción es buscar siempre asesoramiento profesional como el de Alfis Abogados, necesaria para poder valorar los diferentes escenarios y hacer una acertada valoración riesgo-beneficio.

No hay comentarios

Deja tu comentario

Debes estar registrado para añadir un comentario.